La violencia doméstica es problema de todos…

Una de cuatro mujeres y uno de diez hombres tendrá alguna experiencia de violencia doméstica y sexual durante su vida.

¿Qué es la Violencia Doméstica? La violencia doméstica es comportamiento abusivo en cualquier tipo de relación causado por una persona para mantener el poder y control. Puede ser físico, sexual, emocional, sicológico, financiero, o espiritual e incluye acciones o amenazas.

La violencia doméstica puede afectar a cualquiera, sin importar el nivel socioeconómico, raza, etnia, orientación sexual, identidad de género o religión. La violencia doméstica ocurre en relaciones del mismo sexo, y los hombres también pueden ser víctimas.

Si usted, o alguien que usted conoce pudiera estar en una relación de abuso, llame a nuestra línea de ayuda al 713-528-2121 para platicarlo con alguien.

HAWC Resources

Lineas De Ayuda Las 24 Horas

Si usted, o alguien que usted conoce pudiera estar en una relación de abuso, llame a nuestra línea de ayuda al 713-528-2121 para platicarlo con alguien.

Contact Us

Hombres Sobrevivientes De Violencia Doméstica

Cualquier persona puede ser un agresor, y cualquiera puede ser una víctima. Las presunciones y prejuicios sociales sobre lo que constituye la hombría son en alto grado los responsables de la violencia masculina, pero también impactan en cómo vemos y respondemos a las víctimas masculinas. Los autores de violencia doméstica en contra de victimas masculinas incluyen a los compañeros y compañeras íntimas, como el abuso de los prestadores de cuidados contra hombres víctimas discapacitados y/o de edad avanzada.

¿Cuáles son las Señales de Abuso o Violencia Doméstica?

Su pareja…

  • Intimida
  • Manipula
  • Humilia
  • Aislar
  • Asusta
  • Aterroriza
  • Obliga
  • Amenaza
  • Culpa
  • Lástima, lesiona, y/o causa moretones

Usted…

  • Tiene miedo constantemente de su pareja
  • Se siente impotente o sin emociones
  • Cree que merece ser maltratada/o
  • Se siente humillada/o
  • Se siente avergonzado de revelar a sus amigos/familiares
  • Siente que su pareja la/lo culpa de su propio comportamiento abusivo
  • Siente que el temperamento de su pareja es imprevisible
  • Siente que su pareja siempre trata de controlar la/lo

La ayuda está a sólo una llamada, las 24 horas al día.

Línea de Ayuda de Violencia Doméstica: 713-528-2121
Línea de Ayuda Asalto Sexual: 713-528-7273

Preguntas Más Frecuentes:

    • Ayuda de Emergencia. Se aconseja a los sobrevivientes llamar a nuestra Línea de Ayuda para ayuda inmediata. Nuestros defensores plantearán planes de seguridad, opciones de albergue, oportunidades de asesoría y recursos disponibles, para que cada sobreviviente pueda tomar decisiones bien informado. Ofrecemos recomendaciones a otros recursos de la comunidad y proporcionamos ayuda emocional.
    • Acompañamiento en el Hospital. Nuestros defensores entregados a su tarea atienden directamente el área de hospitales, las 24 horas del día, para apoyar a los sobrevivientes, compartir información acerca de los recursos que están disponibles, proporcionar un hombro en el que se puedan recargar y abogar en su nombre con los profesionales médicos y las autoridades policiales.
    • Asesoría para los Sobrevivientes de Violencia Domestica. Proporcionamos asesoría y servicios de apoyo individuales y de grupo para sobrevivientes de violencia doméstica. Se proporcionan servicios de asesoría basados en la comunidad y de defensoría para personas con discapacidades. Los servicios se proporcionan en inglés y español, y se pueden conseguir para otros idiomas.
    • Capacitación y Enseñanza. El Houston Area Women’s Center está comprometido para trabajar con nuestras comunidades para crear una mejor comprensión de los temas de violencia doméstica y sexual. Cada año, nuestro personal capacita y enseña a miles de profesionales médicos, policiales, legales y de salud mental, jóvenes estudiantes universitarios y administradores, educadores, líderes religiosos, líderes de la comunidad, voluntarios y defensores. Para mayor información, póngase en contacto con el Departamento de Capacitación y Enseñanza al 713.528.6798 ext. 2263.
    • Las víctimas masculinas se enfrentan a barreras agregadas de que no se les cree o que se les ridiculiza cuando tratan de reportarla.
    • Estereotipar la actitud de víctima y los estigmas adheridos (ha de ser afeminado, débil, tonto, o una “mujer”) aumenta el sentido de vergüenza y hace que los hombres estén menos dispuestos a reportarla.
    • Las actitudes sociales de que los hombres deben ser fuertes e invulnerables influencia nuestros sistemas de apoyo formal, como los sistemas policíacos, judiciales y médicos. Aún como víctimas, los hombres tienen un riesgo más alto de perder la custodia, y por lo tanto temen presentar un reporte.
    • Estas actitudes y la conducta resultante, con frecuencia hacen que las víctimas vuelvan a ser víctimas, especialmente si son homosexuales/bisexuales/transexuales.
    • Abuso Físico: Dar golpes, cachetadas, empujar, agarrar, pellizcar, morder, jalar el cabello, etc., son tipos de abuso físico. Este tipo de abuso también incluye negar a la pareja cuidados médicos o forzarla a ingerir alcohol y/o usar drogas.
    • Abuso Sexual: Forzar o intentar forzar cualquier contacto o conducta sexual sin consentimiento. El abuso sexual incluye, mas no está limitado a, violación marital, ataques a las partes sexuales del cuerpo, forzar a tener relaciones sexuales después de que ha habido violencia física, tratar a alguien de manera sexualmente degradante y controlar la reproducción al sabotear métodos de control natal.
    • Abuso Emocional: Es abuso debilitar el sentido de valor y/o autoestima de una persona. Esto puede incluir, mas no está limitado a la crítica constante, disminuyendo las capacidades de una persona, usar nombres despectivos, o dañar la relación de él o de ella con sus hijos.
    • Abuso Económico: Hacer o intentar hacer a una persona económicamente dependiente al mantener un control total sobre los recursos económicos, reteniendo el acceso al dinero o prohibirle asistir a la escuela o al trabajo.
    • Abuso Psicológico: Los elementos de abuso psicológico incluyen, mas no están limitados a, ocasionar temor por la intimidación; amenazar con daño físico a uno mismo, al compañero(a), a los hijos o a la familia o amigos del compañero(a); destruir la propiedad o a las mascotas; o forzar el aislamiento de la familia, amigos, o de la escuela y/o del trabajo.

La violencia doméstica afecta no sólo a los agraviados, sino también tiene un efecto substancial en los miembros de la familia, amigos, compañeros de trabajo, otros testigos y en toda la comunidad. Dentro de los más afectados por este delito están los menores que crecen siendo testigos de violencia doméstica. La exposición frecuente a la violencia en casa, no sólo predispone a los menores a numerosos problemas físicos y sociales, sino también les enseña que la violencia es un estilo de vida normal, aumentando su riesgo de convertirse en la siguiente generación de víctimas y agresores de la sociedad.

    • Abuso a Personas de Edad Avanzada y Abuso a Personas con Discapacidades. El abuso a personas de edad avanzada es el maltrato por un miembro de la familia o de un cuidador. El abuso a personas con discapacidades sucede cuando una pareja íntima, miembro de la familia o cuidador abusa de alguien de cualquier edad que tenga una discapacidad. El abuso a personas de avanzada edad y a personas con discapacidad puede incluir abuso físico, emocional, sexual o psicológico, explotación económica, y/o abandono, incluyendo negar las necesidades básicas como alimento y cuidados médicos.
    • Abuso en Parejas de Adolescentes. Aproximadamente una de cinco estudiantes femeninas de secundaria dicen que fueron agredidas física y/o sexualmente por su novio. La violencia en las citas románticas puede suceder entre gente joven, y puede afectar a los jóvenes sin importar las diferencias del nivel socioeconómico, raza, etnia, orientación sexual, identidad de género o religión; puede sucederle tanto a niñas y niños. Conozca más sobre la violencia en parejas de adolescentes aquí.
    • Abuso de Menores. El abuso de menores es un acto cometido por un padre, cuidador, hermano, miembro de la familia u otra persona, que resulta en daño físico o emocional a un menor. El abuso emocional, abuso físico, y abandono son formas de maltrato infantil. Por ley, el abuso a menores se debe reportar.

Ayude a poner fin a la violencia doméstica.

CAPACITACIÓN Y ENSEÑANZA